Ubicación
Inicio > Local > Cerro Chuño: más allá de los mitos

Cerro Chuño: más allá de los mitos

 

Luego de la “orden de no innovar”, decretada por la Corte de Arica que tuvo en favor de los habitantes el poder permanecer en sus viviendas, sin que las autoridades puedan desalojarlos, la lucha de los pobladores permanece con un seguro incierto mientras las penurias no decrecen para sus habitantes.

A principios de Marzo los pobladores del Cerro Chuño se mantenían “con el alma en vilo” el desalojo era inminente, la máxima autoridad  municipales les habían mentido, “lo que se informo es que el municipio sedería un terreno para que nosotros pudiéramos armar unas media aguas y por lo menos tener donde vivir” Señala la principal dirigente del Cerro Ana Araya.

Las negociaciones tuvieron un buen resultado, señalan dirigentes cercanos a las tensas negociaciones que se llevaron a cabo con el gobierno regional, “la propuesta si bien no nos satisfacía  del todo, al menos poda ser una buena salida, sin embargo la tramitación o la implementación  de la misma con su burocracia la transformada en inviable”

La verdad es que vivimos momentos muy tensos, los niños, las vecinas con guaguas, todo era un caos, el recurso presentado por el por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ante la Corte de Apelaciones de Arica logró suspender una orden de desalojo del gobierno provincial contra nosotros fue de verdad un alivia para todas nosotras” señala Ana Araya.

Ana Araya es la principal dirigente del Cerro Chuño, su llegada al cerro se produjo como en tantas familias por diversos problemas de carácter social, llegada desde Calama, no trepido en organizar a la gente por tener dignidad

“Nosotras no estamos aquí por gusto, no es grato… dicen que hay droga y es verdad que la hay, dicen que hay migrantes ilegales y verdad que los hay, pero también hay Chilenos que estamos aquí porque tenemos problemas y la red de protección del estado no alcanza para poder tener una vivienda propia con la velocidad y urgencia que los problemas reales de la gente tiene y más aún para el caso de muchos migrantes es lo mismo, entonces el estado no puede hacer vista gorda frente a los problemas reales, más bien estos deben ser resueltos con políticas y voluntad y no con desalojo y fuerzas especiales, sostiene la dirigente.

¿Qué ha pasado en este tiempo que se espera para el futuro de los pobladores?

 

La “orden de no innovar”, decretada por la Corte de Arica tras el recurso presentado por el INDH, fue muy buena y llego en el momento indicado, pero con el paso de los días, de los meses la vida continua y ves cómo pasa el tiempo y la verdad que el tiempo juega en contra de nosotros.

¿Cómo se vive hoy en Cerro Chuño?

Es un submundo en Arica, no hay recolecciones normal de  basura, hay mucha gente colgada de la luz y el agua, no existen las redes de protección social, el municipio no se acerca porque ese ampara en que son tomas ilegales y por tanto no deben recibir beneficios por ley, pero yo digo ña realidad es muy distinta, solo  hay que no verla desde un puro anguilo.

Según el INDH, su solicitud se funda en “el incumplimiento de los estándares internacionales de derechos humanos relativos a desalojos forzosos, los que hacen énfasis en los costos humanos, es decir en los perjuicios físicos y sicológicos que generan dichos procedimientos, especialmente sobre poblaciones vulnerables como son los niños, niñas y adolescentes; personas pertenecientes a pueblos indígenas, mujeres, y personas migrantes y refugiadas”.

La contaminación del sector por metales tóxicos comenzó en 1984. A partir de esa fecha, Arica recibió por cinco años aproximadamente 20 mil toneladas de plomo y arsénico provenientes desde Suecia, que depositó a pocos kilómetros de la ciudad.

Top